es
Maizal

La calidad de forraje de las pacas de maíz

¿Cómo pueden contribuir los agricultores para conseguir una óptima calidad de forraje?

La calidad de forraje de las pacas de maíz y, por tanto, los aspectos económicos y los relacionados con la salud animal son muy relevantes para la agricultura. Sobre todo, la producción de leche y el sector cárnico. En el siguiente proceso incluso puede llegar a verse afectada la cadena alimentaria humana. Se deben tener en cuenta diferentes factores que repercuten sobre la calidad del forraje. Estos comienzan con el cultivo de las plantas y terminan con el almacenamiento correcto del ensilado.

Los siguientes factores repercuten sobre la calidad:

  • Gestión del cultivo y de la conservación

  • Contaminación durante la cosecha o el procesamiento

  • Almacenamiento

  • Plagas

  • Hongos (micotoxinas)

Comencemos con el último punto:

Se deben tener en cuenta diferentes factores que repercuten sobre la calidad del forraje.

Micotoxinas

 

¿Qué son realmente las micotoxinas?

Las micotoxinas son productos metabólicos de hongos. Pueden resultar tóxicas para los animales, incluso en cantidades pequeñas, por lo que deben evitarse en el forraje. Las micotoxinas tienen efectos dañinos sobre el hígado (hepatotóxico) y la fertilidad (teratogénico). Sin embargo, no siempre es posible evitarlas por completo. Debido a las condiciones climatológicas, presentan una infestación más intensa en las épocas húmedas que en las secas. Las contaminaciones generadas por micotoxinas varían en función de las precipitaciones, la temperatura, el tipo de suelo y el método de cultivo. Si los animales comen pacas contaminadas, los productos secundarios pueden pasar a la cadena alimentaria humana durante el proceso a través de la leche o la carne.

¿Qué micotoxinas existen?

Las micotoxinas se dividen en hongos de campo y hongos de almacenamiento.

 

Hongos de campo:

Los hongos de campo necesitan determinado grado de humedad para seguir desarrollándose y se mueren relativamente rápido con el secado. Los venenos (toxinas) más frecuentes del maíz derivan del hongo Fusarium. Puede infectar a todos los cereales. Aparecen en plantas débiles o moribundas. Las micotoxinas más frecuentes del maíz son:

  • El deoxinivaleno DON (provoca incluso disminución del rendimiento y daños en el sistema nervioso central)

  • La zearalenona ZEA (genera trastornos de fertilidad)

 

Hongos de almacenamiento:

Los hongos de almacenamiento se desarrollan incluso en entornos de poca humedad. Para su propagación es necesario que las condiciones higiénicas sean desfavorables, que entre aire y haya condensación. Entre los hongos de almacenamiento del maíz se encuentran, por ejemplo, los hongos Aspergillus y Penicillium. Sus micotoxinas más frecuentes son:

  • La aflatoxina (provocan graves trastornos del crecimiento)

  • La ocratoxina A (origina enfermedades renales e inflamaciones)

Micotoxinas y maíz ensilado

Como el maíz ensilado tiene un período de vegetación bastante largo, resulta ideal para la propagación de los hongos más diversos. Las micotoxinas DON y ZEA mencionadas anteriormente, aparecen en épocas de cosecha, frecuentemente en los tallos y las hojas inferiores. No obstante, el contenido creciente de materia seca durante la cosecha o un año húmedo hacen que los valores aumenten considerablemente al final de la vegetación. Durante el ensilado, por ejemplo, las toxinas de Fusarium mueren rápidamente por lo que no pueden seguir desarrollándose. No obstante, las toxinas que se hayan generado hasta entonces entran en el cultivo y allí se mantienen de forma persistente gracias a la estabilidad térmica de la que gozan. Posteriormente se desarrollan los hongos de almacenamiento si debido a alguna imprecisión, entrara aire en las pacas ensiladas o se produjera condensación. Como consecuencia disminuye la calidad del ensilado.

El cultivo de plantas forrajeras durante varios años o las rotaciones de cultivos con intercalados son una de las primeras medidas de producción vegetal que deben considerarse.

Gestión del cultivo y de la conservación

¿Cómo pueden intervenir los agricultores mediante medidas de producción vegetal?

Respecto a la infestación de hongos, deben tenerse en cuenta siempre el cultivo anterior y la rotación de cultivos. Los ataques de hongos son más probables en caso de rotaciones de cultivos cereales de-maíz. El cultivo de plantas forrajeras durante varios años o las rotaciones de cultivos con intercalados son una de las primeras medidas de producción vegetal que deben considerarse. A estas medidas les siguen otras como la selección de variedades, así como la labranza. En caso de que el cultivo anterior haya sido de cereales, es importante seleccionar variedades de trigo que sean poco propensas a los hongos del tipo Fusarium. En el caso de la labranza sin arado, la transmisión suele ser menor, ya que no se propaga el material infeccioso. La labranza de conservación continua forma una estructura del suelo firme y ayuda a los organismos del suelo. No obstante, se requieren procesos de compostaje intensos para la contención y evitar que la transmisión continúe. Se recomienda fomentar la descomposición de la paja mediante la trituración intensa y la mezcla, facilitando el procesamiento a los organismos del suelo.

Cosecha y procesamiento

¿En qué pueden ayudar la cosecha y el procesamiento en pro de la mejora de la calidad?

En el caso de la cosecha de maíz, los tallos que se dejan en el campo deben ser de unos 40 cm. Esta suele ser precisamente la parte más afectada por los hongos. De este modo se reduce al mínimo la introducción de contaminantes como, por ejemplo, los restos de tierra. Durante el procesamiento posterior conviene no exceder una humedad de cultivo del 13 % y utilizar aditivos de ensilado, si fuera necesario para apoyar el proceso en su conjunto. Nuestros modelos G-1 F125 Kombi y LT-Master pueden reequiparse con una unidad de dosificación.

Además se requiere una compactación correcta y suficiente del producto de ensilado. Lea al respecto también el artículo Ensilado de pacas redondas o silo móvil publicado en nuestra página web.

Nuestras prensadoras y envolvedoras son ideales para mejorar la calidad de forraje durante el procesamiento.
Las pacas deben almacenarse sobre un suelo firme, nivelado y limpio.

Almacenamiento

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta en cuanto al almacenamiento?

También se deben tener en cuenta algunos puntos en cuanto al almacenamiento de las pacas de maíz:

Las pacas deben almacenarse sobre un suelo nivelado, firme y limpio. Si se colocan sobre el lado frontal y con una pequeña distancia entre las pacas redondas, se consigue en gran parte evitar la formación de condensación y moho. De este modo es posible mantener la calidad.

En este sentido, también son interesantes nuestros Consejos para un almacenamiento ideal de las pacas.

Plagas

Plagas en las pacas

El almacenamiento adecuado de las pacas permite reducir al mínimo la influencia de plagas como roedores o pájaros. No obstante, se recomienda minimizar en la medida de lo posible la infestación de plagas directamente durante el cultivo. De este modo se impide la posibilidad de que los hongos puedan acceder a la planta y que las plagas la debiliten. La protección de las semillas contra la plaga de la raíz del maíz o su posterior mitigación, protege las existencias igual que la mitigación química (insecticidas) o biológica (icneumónidos) del taladro del maíz.

Se recomienda colocar las pacas redondas sobre el lado frontal ya que la parte más gruesa del embalaje se encuentra aquí.

Conclusión

Como siempre, es importante controlar continuamente todas las existencias. Se debe llevar a cabo una observación permanente y trabajar de manera precisa para evitar que las plantas se debiliten y se produzcan mayores pérdidas de cultivo. El almacenamiento ideal como paso final completa la cadena, dejando perfectamente preparado el camino hacia un forraje de alta calidad y una población animal sana.

FacebookYoutubeInstagram Contactar ahora