es

Seleccione su idioma / país

Suiza

goeweil.ch

La limpieza del forraje y la longitud de corte solo son dos de los muchos factores determinantes para la calidad del ensilado.

Ensilado de calidad: así funciona

 

El rendimiento lechero y cárnico en terneros y vacas depende fuertemente de la calidad del forraje ensilado que se proporciona a los animales. Cuanto mejor sea el ensilado, menor es la cantidad de pienso concentrado necesario para conseguir el mismo rendimiento.

Pero, ¿en qué se distingue un ensilado de alta calidad? Y, sobre todo: ¿qué debo tener en cuenta en la producción para poder suministrar este forraje ensilado finalmente a los animales?

 

Cosecha en el momento óptimo

Especialmente si las superficies a cosechar son amplias, puede llegar a representar un reto recoger toda la cosecha con la misma calidad. En particular, en este caso resulta a menudo difícil garantizar la compactación uniforme y óptima en los silos móviles. Por este motivo no es nada raro que se produzcan fermentaciones incorrectas con las consiguientes pérdidas de nutrientes.
Al producir ensilados en pacas redondas, se tiene la ventaja de poder reaccionar de manera más flexible cuando llega el momento adecuado para el corte y se tienen las condiciones meteorológicas óptimas.
De esta manera es posible cosechar en todas las superficies un forraje con la calidad ideal.
Información más detallada sobre este tema >>

 

Forraje limpio

La fermentación del ensilado solo puede funcionar de manera óptima si el porcentaje de ceniza bruta es lo más bajo posible. Para conseguirlo se deben observar los siguientes puntos:

  • Cuidado de los prados:

    En primavera, siempre se deberían tratar los prados con la grada para pastizales o el rastrillo. Por un lado, esto sirve para eliminar las irregularidades causados por animales que viven en el suelo (topos, topillos, etc.) y distribuir los restos de estiércol. Por el otro lado, se airea la capa de hierba, lo cual repercute positivamente en el amacollamiento. Además, siempre se deberían resembrar zonas despobladas en la capa de hierba.

  • Ajuste correcto de la segadora, la henificadora rotativa y la hileradora

    Además de elegir cuidadosamente la altura de corte, se debería prestar una atención especial a la presión de aplicación de las máquinas para evitar que se dañe el suelo.

  • Ajuste correcto de la prensa (ajuste del pick-up)

    Las púas del pick-up deben encontrarse a una distancia de aprox. 3 cm del suelo y no han de tocar la tierra.

 

Proporción de materia seca

Otro factor importante es el grado de premarchitado. En el caso de las vacas lecheras, la hierba para el ensilado de pacas debería tener una proporción de materia seca de entre un 30 y un 40 %. Cuanto más alta sea la proporción de materia seca, más corto se debería cortar el forraje para conseguir una compactación aún mayor.

 

Uso de inoculante de ensilado

Si los métodos anteriormente citados no se pueden realizar, o solo de forma parcial (p. ej., en caso de una proporción de materia seca excesiva o ensilados mojados por la lluvia/sucios), se recomienda utilizar un inoculante de ensilado. Para este fin existen numerosos productos, tanto con base biológica como química. Independientemente del producto elegido, el objetivo es evitar fermentaciones incorrectas y procesos de calentamiento posterior, con el fin de limitar pérdidas de calidad del ensilado.
Para la rotoempacadora G-1 F125 de Göweil también se ofrece una unidad de dosificación de inoculante de ensilado como opción.
Por medio de dos boquillas pulverizadoras, el ensilado es enriquecido a través del dosificador con inoculante de ensilado, lo cual mejora adicionalmente su calidad.

Más información >> 

 

FacebookYoutubeInstagram